TESTIMONIO DE LOS GRADUANDOS EN CIPEP 9 DE JULIO DE 2015

T. P.

 

 

NICOLAS P. BEDOYA P. RESTAN TM1

 

1. PROGRAMA: TEOLOGÍA Y ESTUDIOS PASTORALES.

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO A CIPEP

Buenas tardes.

  • Señores directivos de la AIEC
  • Señores directivos y profesores de CIPEP.
  • Apreciados compañeros de graduación
  • Apreciados acompañantes, visitantes y amigos.

Dios los bendiga a todos y abra los cielos para que el Espíritu Santo derrame su gloria en este lugar.

Quiero agradecer a Dios, a los directivos de CIPEP, a sus instructores y a mis compañeros que conformamos la peña en los diferentes cursos que estudiamos juntos, por la metodología de estudio que nos dieron, y por la oportunidad de crecer en el conocimiento de la palabra de Dios, en la forma que debemos administrar la institución creada por el cómo es la iglesia, haciéndonos aptos y aprobados para guiar a las personas que forman parte de nuestra congregación y toda aquellas que Dios ponga en nuestro camino con el fin de que el Espíritu Santo transforme sus vidas.

Bien es que aceptemos el llamado Dio para formar parte de su grupo de obreros que conduzcan la mies, pero bien es también que nos preparemos bajo los principios de una denominación que nació del corazón de Dios como es la AIEC, para cumplir con eficiencia y altura la gran comisión dejada por nuestro gran maestro el Señor Jesucristo con la instrucción y guía de CIPEP.

La iglesia a través de los tiempos, ha pasado por situaciones difíciles pero Dios la ha respaldado y la ha sacado adelante cumpliendo con cada uno de sus propósitos. La iglesia de hoy, se encuentra pasando por su propio viacrucis debido a la astucia, conque el enemigo ha ido remplazando las verdades de Dios por verdades a medias y acomodadas que están conduciendo a la humanidad hacia la perversión, utilizando para ello la psicología, la economía y la ley. El enemigo como león rugiente, como ladrón en la noche, quiere hacer subyacer verdades divinas, dándole estatus de libertad y legalidad a principios reprobados por Dios en su palabra, y que están llevando a la humanidad hacia la perdición, tales como la corrupción, al narcotráfico y la inmoralidad sexual. La iglesia de hoy debe asumir el reto de correr las piedras de las tumbas en la que quieren sepultar los principios de Dios y arrebatarle al enemigo las ovejas del Señor, y eso se logra con una preparación acordes con las profecías bíblicas y los acontecimientos de los tiempos actuales para así poder aplastarle la cabeza a este nuevo orden mundial que ya se está gestando.

Así como en los tiempos de Noé en donde reinaba la incredulidad, la desobediencia y la insensibilidad a las cosas de Dios, así como en los tiempos de Sodoma y Gomorra en donde existía la inmoralidad sexual, dice la escatología bíblica que serán los últimos tiempos, y eso es lo que precisamente estamos viendo, respaldado por la principal fuente de evangelización con que cuenta los enemigos de Dios, que son los medios de comunicación. La iglesia debe prepararse para asumir este reto contando con la mayor cantidad de personas listas para enfrentar esta realidad, capaz de enfrentar al nuevo orden mundial que ya ha empezado a manifestarse en el escenario del mundo.

CIPEP ha aceptado este reto, ha asumido el compromiso de capacitar a los pastores con el fin de decirles, con autoridad y conocimiento, a este nuevo orden mundial, que aquí se quedarán los que conscientemente rechacen la palabra del Señor y decidan adorar a la bestia, porque el resto serán alcanzado por la iglesia para reinar con él cuando él venga.

Los israelitas tuvieron a Moisés para enfrentar al Faraón, los judíos tuvieron a Elías para enfrentar a los sacerdotes de Baal, los apóstoles tuvieron a Jesús como maestro, pero hoy tenemos orgullosamente a CIPEP para preparar a los nuevos guerreros para enfrentar con altura al nuevo régimen que quiere esclavizar a la humanidad través de la economía, la sicología y la ley.

Pastores ya las cartas están sobre la mesa y ya nosotros tenemos posición en la batalla, sabemos que es dura y cruel, pero debemos adoptar como si se nos hubiese dicho directamente a nosotros hoy, lo que Jehová le dijo a Josué y que debemos recordarlas y tenerlas como fortaleza” Como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré ni te desampararé, esfuérzate y se valiente”.

Muchas gracias.

Pastor

CARMELO ANTONIO JIMENEZ LOMBANA

Iglesia Centro de Comunión con Dios. AIEC.

Cartagena.

T. M.

2. PROGRAMA:  ESTUDIOS BÍBLICOS AVANZADOS

PALABRAS DE AGRADECIMENTOS

Hoy en este día muy especial para todos los aquí presentes, es uno de esos días que se espera con gran entusiasmo y que luego deja una huella imborrable en nuestra memoria. Celebramos la finalización de una etapa de nuestra vida. Hemos vencido todos los obstáculos que se nos presentaron para llegar a la meta que nos habíamos propuesto y, como consecuencia, aquí estamos ahora habiendo hecho realidad nuestros propósitos. Atrás quedan muchos recuerdos, muchas cosas que hemos tenido que superar para lograr obtener nuestras metas, “Definitivamente lo difícil no fue empezar mis estudios teológicos sino continuar y terminarla. Estoy tan agradecido contigo Dios por darme la bendición de terminar, esta etapa y disponerme a continuar con las que vienen. En estas breves palabras quiero agradecer, a las familia que siempre estuvieron allí apoyándonos a continuar adelante, también a la Corporación instituto para la educación pastoral CIPEP, por brindarme la oportunidad de prepárame teológicamente, en este proceso que para muchos termina y para otros comienza, al pastor Ubaldo Restan, al coordinador académico del instituto pastor Álvaro Méndez; a los Tutores como Evelio Mejía, Wilson Romero, Guillermo Velilla y a todo el personal administrativo, secretarias entre otros, por su apoyo e idoneidad en tan noble tarea como la es el de preparar a muchos para que puedan ejercer con mayor efectividad sus ministerios; mayormente quiero agradecer al maestro por excelencia que sin su ayuda sería imposible este proceso de formación, como lo es el Espíritu Santo y a toda la trinidad, que brindan la sabiduría necesaria para poder comprender y aplicar lo que hemos aprendido, sin más palabras, espero que la gracias de Dios y la ciencia del todo poderoso no siga iluminando para logar conquistar muchas más metas. Que el Trino Dios les bendiga.

Pastor

JAMER ANTONIO CANCHILA PEREZ

Iglesia Cumplimiento de las Promesas. AIEC.

Sincelejo, Sucre.

TM1

3. PROGRAMA: TEOLOGÍA MINISTERIAL

Pastor Miguel Bedoya Presidente de la Denominación AIEC, pastor Ubaldo Restán Director General del CIPEP, Pastores y funcionarios del Cipep, Pastores y delegados a la Convención de la AIEC, Alumnos Graduandos, señoras y señores:
Ser protagonistas de una ceremonia de graduación como esta, y más en el marco de la Convención de Iglesias de la AIEC, provoca sentimientos de gratitud a Dios, a la Denominación AIEC y al Cipep, porque ha llegado el momento en que nos sentimos muy satisfechos de formar parte de una Denominación que como la AIEC, ofrece su estructura administrativa para lograr que el liderazgo y el pastorado culmine con éxito sus estudios teológicos.
La gratitud la rendimos como ofrenda al Dios Todopoderoso que tenemos, a él y solo a él rendimos toda Gloria y toda Honra, por proveernos y permitirnos tomar hoy grado de los estudios teológicos que hemos adelantado, no sin las dificultades propias del tiempo y de los compromisos ministeriales y familiares, pero si porque de todo ello él nos satisfizo con su poder, su grandeza y misericordia.
Haber vivido experiencias entre la juventud numerosa que estudió en el Cipep, y constatar que sirven al Señor fielmente y que no se han apartado de sus caminos, permite reconocer la importancia de la formación recibida.
Desde su fundación el Cipep está graduando líderes en el oficio teológico ministerial, y entrega hoy con mucho orgullo a las iglesias y a las diferentes denominaciones que se hacen partícipes de esta formación, un puñado de hombres y mujeres líderes y pastorales, a quienes de seguro se les dará reconocimiento ministerial con el mismo cariño como hoy se les hace esta ceremonia.
Efectivamente, hoy se entrega a la comunidad evangélica este grupo de graduandos, para advertirle a la sociedad que existe un grupo de valientes hombres y mujeres que están preparados según el estándar que mantenemos, para enfrentarse al ministerio entregado por el Señor Jesús a su iglesia, en lo que se conoce como “la Gran Comisión” de Mateo 28:19-20, mandamiento que implica el necesario conocer como hacer discípulos, y los asuntos que habló el Señor que debemos guardar y enseñar a guardar a otros. Creemos que en este sentido, esta parte se ha cumplido, y ahora nos corresponde a cada uno asumir nuestro compromiso y responsabilidad con las almas, capacitados como estamos para cumplir con la orden del Señor.
No podría dejar pasar esta oportunidad para expresar a nombre de mis compañeros y del mío propio, agradecimientos públicos:
 Al Dios del cielo, por permitir que el Cipep haya permanecido todos estos años trabajando desde este ministerio que procura capacitar aquellos obreros que Dios llama.
 A la Denominación AIEC, por abrir sus espacios institucionales, administrativos, económicos y reglamentarios para el funcionamiento y sostenimiento del Cipep.
 A las Iglesias nuestro agradecimiento y súplicas por que mantengan su oración a favor del Cipep, sin su apoyo sería imposible realizar ninguna labor.
 Al Pastor Miguel Bedoya y a la Denominación AIEC que representa, y por el amor a las almas de este siervo de Dios que hoy abandera el trabajo ministerial en esta Denominación.
 A cada uno de los alumnos también nuestra gratitud por haber creído en el Cipep, y haber depositado en sus manos la capacitación para poder desarrollar su proyecto de vida.
Hoy nos gozamos con estos graduandos y les bendecimos con enorme gracia en el Nombre de Jesús de Nazaret.

Pastor

JOSÉ DE JESÚS MARTINEZ PEREZ

Iglesia Gerizim AIEC.

Montería, Cordoba.

 

11233333_1069803393071033_5540458363337216324_n

 

PROGRAMA DE MINISTERIO JUVENIL: ADOLESCENTES.

Buenas tardes, honorables miembros del Concejo Directivo Nacional, Junta Directiva y equipo de CIPEP, pastores y pastoras, señores conferencistas de la Convención, familiares y compañeros graduandos.

Representa para mí un honor el tomar la palabra en nombre de mis compañeros y compañeras, ya que para nosotros es una tarde que marca el final de una importante etapa de nuestras vidas y ministerios, al graduarnos, y el comienzo de otra para experimentar el compartir y servir a esta generación lo aprendido en este programa de CIPEP: “Ministerio Juvenil:Adolescentes (BRILLAR)”.

Esta ceremonia hace que tengamos sentimientos encontrados, por un lado, una alegría enorme por lo alcanzado hasta aquí,por el otro, nostalgia de no volver a vivir las bellas experiencias que tuvimos como estudiantes, y a la vez expectativa por lo que ocurrirá de aquí en adelante en nuestro ministerio e iglesias en los que servimos.

Es propicio también agradecer:

En primer lugar a DIOS, quien tiene y provee de su excelente conocimiento y sabiduría a sus siervos y siervas que rendimos nuestras vidas para crecer en ellos, y así poder honrar su nombre.

A la familia, que con su apoyo incondicional y tolerancia en el tiempo prestado y las muchas ocupaciones que tuvimos, hizo de este un sueño hecho realidad.

A la iglesia local, por su apoyo y comprensión en el proceso.

A CIPEP, por haberse dejado usar por Dios y abrir las puertas a este programa académico (Ministerio Juvenil) y apoyo ministerial (BRILLAR), el cual superó todas las expectativas que traía al inicio del mismo, por cuanto Brillar ha significado para mí, una gran puerta para seguir creciendo como persona.

Ha renovado mi carácter y ministerio, dándome herramientas para la atención y organización del ministerio con adolescentes y jóvenes en nuestra iglesia.

A la licenciada y misionera Jennifer West, por su corazón generoso y entregado para brindarnos herramientas necesarias y traer el sueño de organizar Brillar de parte del Señor; y formar así una gran familia llamada BRILLAR, ya que nacimos para brillar a través del servicio y un carácter transformado al estilo de Jesús, pues hemos aprendido que vivimos no para ser servidos sino para servir.

No olvidando que el conocimiento es una de las herramientas que Dios nos ha dado para ayudar y transformar a la iglesia y la sociedad en general, por eso,decimos como dijo Howard Hendricks: “el que deja de aprender hoy, dejara de enseñar mañana”; es decir, esto no ha terminado aún, esto continúa.

Nos despedimos como estudiantes, para mañana reencontrarnos en la carrera de formar vidas que serán cambiadas.

Bendiciones a la honorable asamblea, felicitaciones a todos los graduandos.

QUERIDA JENNYFER Y CIPEP SOLO GRACIAS, MUCHAS GRACIAS.

Pastor

MANUEL RAFAEL CAMPO RAMIREZ

IGLESIA COMPASIÓN Y MISERICORDIA. AIEC

Sincelejo, Sucre.

Nota: !Los estudiantes que dieron testimonios fueron escogidos por su promedio de mejores notas!